“PEQUEÑOS” CAMBIOS

image

Un “pequeño” cambio

El 31.01.2013, hace casi 4 años, vivía en Accra y salí de trabajar a las 12 de la noche. Hace casi 4 años al llegar a casa me encontré con unos tipos armados con pistolas. Hace casi 4 años mi cuerpo, y con él mi vida, cambiaron radicalmente.

Parece que fue ayer y sin embargo ha pasado una eternidad.

Al principio de la lesión recordaba constantemente: mi forma de moverme, mi casa, mi entorno, mis amigos, mi trabajo, mis problemas, mis expectativas, mis ilusiones. Ahora, en cambio, vivo más el día a día. No hago grandes planes ni a largo plazo (ojo, que no es igual que no tener ilusiones y expectativas). Y sobre todo miro hacia adelante (llena de ilusiones y expectativas).
Al principio de la lesión quería que todo fuera como antes, volver a mi vida, a mi trabajo, a mi rutina. No sabía qué otra cosa podía hacer, qué otra cosa quería hacer. Ahora me gusta mucho más mi plan B, y el C, y el D…

Al principio de la lesión veía mucha gente y mucho cariño a mi alrededor, aunque no sabía muy bien cómo iba mi nuevo yo a encajar en esas vidas, esos planes, esas prisas. Ahora algunos se han ido, otros van y vienen, pero tengo un núcleo duro que me apoya y que tira de mí cuando hace falta y he conocido personas maravillosas que me aportan muchísimo y muy diferente. Ahora no pienso en cómo voy a encajar en el mundo, sino en cómo encaja el mundo en mí y en mi nueva vida.

Al principio de la lesión no tenía ni idea de hasta dónde podía llegar. Ahora sigo sin saber dónde está el límite, pero sí sé que nunca dejaré de buscarlo y forzarlo (y de la incansable ayuda que tengo para ello).

Antes de la lesión no tenía tiempo para nada que no fuera trabajo. La mal entendida obligación se anteponía a todo. Ahora mi cuerpo no es capaz de seguir a mi mente y me limita las actividades y el tiempo que les dedico. Pero todo lo que hago es mucho más gratificante que mi trabajo anterior, hasta las sesiones de rehabilitación.

Y eso que aún siguen quedando muchas cosas pendientes, muchos miedos y frustraciones, muchas prisas y necesidad control, mucho espejismo que a veces nubla la mente.

La bala que hace casi 4 años rompió una vértebra, que a su vez dañó la médula, no había salido de mi cuerpo. Quedó atrapada en mi hipocondrio derecho, cerca del hígado.

Ahora ya no está, el cirujano del HNP de Toledo se ha encargado de ello. Ya había salido de mi cabeza, así que también la he sacado de mi cuerpo.

Han pasado casi 4 años. Ahora vamos adelante. Con todo, sin lastre.

Anuncios

10 Respuestas a ““PEQUEÑOS” CAMBIOS

  1. Tengo una hija muy valiente………..me repito mucho pero me siento muy orgullosa cada dia massssssssssssssssss te quieroooooooooooooooo

  2. Hola Cris, en noviembre pasado, estuve después de más de 10 años de ausencia en Ghana. Todo sigue igual, más edificios, más carreteras, … pero la misma gente alegre y educada … tengo algunas fotos que me gustaría compartir contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s