VACACIONES

Otra perspectiva

Otra perspectiva


Envidia. Paca se baja a la playa andando. Recuerdo cada recodo del camino. El punto en el que ve el mar por primera vez. Las vallas de madera que abrir y cerrar. El olor de los pinos con el calor. Las higueras del camino, que se anuncian con ese aroma que me relaja y me hace sentir en casa. La bajada entre pinos del tramo final. La última higuera antes de la playa. La caseta. El agua fresquita que nos da Vicent si le encontramos….y Binigaus como premio al final de la caminata…

Envidia. El mar está movido. Bandera roja. Ya no hay socorristas. Manuel se mete. Poco a poco. Paso a paso. Le miro y recuerdo la sensación de pisar la arena, de sentir el frescor del agua. Poco a poco. Después te zambulles entera, de golpe. Tras la impresión el placer. Pasas unas olas por encima, otras por dentro. Empiezas a nadar. Eres una sirena.

Envidia. Una señora se tumba en la toalla al salir del agua. Se estira con placer. La miro desde la silla anfibia. Recuerdo el calor del sol sobre todo el cuerpo. La sensación de hundir los pies en la arena. Cerrar los ojos. La tierra desprende calor. Parece que notas su movimiento. Tú te mueves con ella.

Envidia. Hemos nadado de boya en boya, toca salir del agua. Vamos braceando hacia la orilla. Manuel va delante. Cuando cree que hace pie se estira e intenta alcanzar el suelo. No hay suerte, más profundo de lo que parece. Vuelve a intentarlo. Sus piernas bajan y vuelven a subir con facilidad. A la tercera va la vencida. Ahora de pie me ayudará a salir. Miras la arena a través de las gafas y se ve tan fácil hacer eso, echar pie a tierra, sentir la arena, tener cuidado si hay rocas. Notar cómo si te quedas quieta los pececillos te mordisquean.

Envidia. Nos vamos de la playa. Manuel y Paca van a quitarse la arena de los pies en la fuente. Cómo molestaba esa arena que no se iba nunca!! Qué gusto el agua dulce después de tanta sal y arena!!

Nostalgia. La envidia no llega como un aguijonazo, como algo doloroso, llega en forma de nostalgia, como recuerdas la niñez, los amigos de la escuela. Era bonito y no está. No está pero no duele.

Placer. Entras en el agua con las gafas y la tuba, el cuerpo por debajo de la lesión parece que está tenso aunque no duele. Va por libre. De repente un pez, de repente Manuel se pone delante y marca el recorrido. Paca aparece por un lado. Te sientes segura. Te sientes querida. Te dejas llevar. Sólo escuchas tu respiración. Y flotas. Y te desplazas. Es tu momento.

No sé si es un paso adelante o si es un espejismo creado por esta isla maravillosa. Las vacaciones siguen siendo vacaciones. Y todo lo que duele duele menos. Y lo que se disfruta se hace mucho más.

Anuncios

2 Respuestas a “VACACIONES

  1. Envidia. Cris va a la playa y yo tengo calor en Madrid!! jijiji.

    Es triste y bonito a la vez lo que cuentas. Pero nadie te quita de hacer una buena croqueta por la arena y luego poner cara de: “uuuuuh…ahora a ver quién es el valiente que me sube a la silla y me lleva a casa a darme una duchita refrescante”. EL PLACER DE HACER UNA GAMBERRADA!!!!!

    Ala, me voy a poner la cara delante del ventilador. Jijiji.

    • Placer. Conoces gente fantástica y luchadora que te da fuerzas y te va mostrando el camino con sus logros…..
      Gracias Vir!
      (Me apunto la idea de la croqueta, siempre hay un socorrista guapo para echarte una mano jajaaaaaa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s